martes, 18 de julio de 2017

I Encuentro del Libro Anarquista de Cádiz (actualización)



El domingo día 23 a las 12:30 h., tendrá lugar la presentación del audio-libro "Quejío en las Trincheras", cante flamenco en la guerra civil. Dicha presentación tendrá lugar en el local de CNT-AIT situado en Plaza de los Balbo ( junto al Encuentro).

Durante años cuando leía un articulo-libro sobre las andanzas flamencas de los añps 30, de tal o cual cantaor/ra, siempre se hacía un paréntesis, un borrón en los años de la guerra civil (1936-1939). como si hubieran dejado de existir para renacer alguno tras la contienda : “En 1935 actuaba en el Circo Price en Madrid. Tras la guerra civil....”

Seguramente has escuchado que en el flamenco solo se canta “a la pena y a la alegría del amor”, era algo intimo del cantaor/ra y la bailaor/ra, banal y sin meterse en temas sociales ó políticos. Quizás la apropiación indebida del franquismo sobre el universo flamenco por más de medio siglo, haya hecho creer a algun@s y continúen por esta senda, otr@s. Pero la realidad es diferente. El cante sale de las “entrañas” por eso es jondo y de ahí solo se puede cantar lo que se siente, esas emoción mantenida en el quejío.
 
El mismo origen del Cante Jondo muestra a las claras su nacimiento de cuna obrera: Cantes de galera, de las minas, pregones, de Trilla... El flamenco siempre fué muy libre, las normas ya fueran del tipo que fueran eran adaptadas con gran maestría y en la guerra civil española no iba a ser menos.

No vivieron lo mismo l@s cantaores/ras en la trinchera como el Niño Ortega con un fusil, que Angelillo por ejemplo, al igual que no fue la misma guerra para l@s cantaores/ras que hacían tourne en aquellos autobuses colectivizados, para l@s exiliad@s, encarcelad@s, campos de concentración...

Y como no tuvieron las mismas vivencias, este relato viene a compartir el cante jondo desde dentro de estas mujeres y hombres que en algunos casos dieron su vida y libertad por sus ideas.
“Los capataces de las minas
van a hacer una romana,
para pesar el dinero
que roban a la semana
del trabajo del obrero”.